viernes, 23 de julio de 2010

LAURELES EN MACETAS PARA TU JARDIN

Hace falta conocer sus necesidades y debilidades para poder sacar el mayor beneficio. Las tres especies de las que hablaré son arbustos perennes que, durante el invierno, nos proporcionan una estructura verde; un verde oscuro y opaco (el Laurus nobilis) o un verde más azulado (el Nerium oleander).




Laurel comestible (Laurus nobilis): Funciona bien a pleno sol o con pocas horas de sol (de 2 a 3 horas resiste). Con menos horas de sol directo es susceptible a enfermarse con un hongo (fumagina) que produce un fieltro negro sobre la hoja. Se combate con funguicida. Resiste la falta de agua gracias a sus hojas duras. Funciona bien como ejemplar aislado o para formar cercos para disimular vistas indeseables. Necesita sustrato con un 40% de materia orgánica, y debe volver a incorporarse cada un año si la planta está en maceta.



Laurel de flor (Nerium oleander): Cualquiera sea el color de sus flores –blancas, rojas o rosadas–, ubicado a pleno sol florece desde fines de la primavera hasta el otoño. Si le falta agua durante el calor del verano, se enferma rápidamente con pulgones. Combatirlos con insecticida sistémico (droga dimetoato) cada 15 días, tres aplicaciones en total. Si se mantiene una buena frecuencia de riego no tiene ningún problema. El suelo debe ser compost orgánico en un 100%. Funciona muy bien como ejemplar aislado, en grupos de la misma especie o con otros arbustos para generar una cortina protectora.



Laurel enano (Nerium oleander ‘Petite Salmon’): Tiene los mismos requerimientos que su pariente cercano, el laurel de flor común, pero es un arbusto más pequeño (llega al metro cincuenta) y las flores son color salmón claro. Funciona bien en grupos de la misma especie, porque produce un impacto visual cuando florece. También puede combinarse con gramíneas.

1 comentario:

claudia_ce dijo...

me parece muy interesante tu blog...sos una gran creativa...
besos!!!